miércoles, 10 de octubre de 2007

Mobile Marketing como arma efectiva para ganar el mercado


Fuente: Despierte su negocio / Agustín Calvo / España

El móvil aporta una serie de cualidades diferenciales que le confieren ese enorme poder: la Movilidad, la Ubicuidad, la Instantaneidad, la casi-total Penetración, la Bidireccionalidad, la Localización, la Usabilidad, la Capacidad de Cobro y la Personalización.

El móvil tiene una pantalla en la que pueden verse gráficos, fotos y vídeos, y permite la comunicación por voz, texto y el envío de imágenes. Además, todo el mundo lleva el móvil siempre consigo y encendido y reacciona inmediatamente ante un mensaje o una llamada.
Por todas estas razones, no tiene sentido que aquellos cuya responsabilidad es la generación de ingresos, diferenciación de la competencia, incremento de productividad y mejora de la relación con los clientes no empleen este arma en su lucha diaria con el mercado.

Ya no tiene sentido que vayan aviones, autobuses, trenes o incluso paquetes de viajes con plazas vacías cuando con un simple SMS enviado en tiempo real ofreciendo un buen descuento a aquellas personas que puedan estar interesadas en ese trayecto, permite llenar todas las plazas momentos antes de salir.


Ya no tiene sentido que se deterioren mercancías perecederas o que se devuelvan stocks cuando un simple SMS o MMS con fotos de los productos a los potenciales compradores puede darles salida a un precio más bajo o incluso subastado en tiempo real.


No tiene sentido que las rebajas sólo se hagan a ojo cuando puede ofrecerse a los futuros clientes entrar en tiempo real en compras agrupadas en las que un grupo de compradores se junten desde su móvil para generar mayor volumen de compra y obtener mejores precios.


No tiene sentido que no se fidelice a los clientes con regalos o servicios de valor que no impliquen costes de logística o almacenamiento como son los servicios de móvil (minutos de llamadas, mensajes cortos, contenidos, canje de puntos, dedicatorias personales, canciones en MP3, recarga de tarjetas prepago, servicios de información y reservas personalizados, entradas a espectáculos, acceso desde el móvil a correo electrónico….).


No tiene sentido que cueste lo mismo el seguro de alguien que conduce a 200km/h que el de alguien que no pasa de 100km/h, o de alguien que no sale de su pueblo que de alguien que se recorre Europa continuamente, o de alguien que sólo utiliza su vehículo el fin de semana, cuando instalar un GPS en el vehículo es tan asequible que se compensa de sobra ese coste.


No tiene sentido salir de casa cada mañana para meterse en un atasco sin haber podido ver en el móvil como está la carretera y que alternativas se recomiendan.


No tiene sentido perderse por no encontrar una dirección cuando los móviles ya tienen navegadores y existen GPS muy baratos que se conectan al móvil por Bluetooth.


No tiene sentido que los clientes no acudan a un local o restaurante cuando en tiempo real se pueden enviar a miles de personas promociones, ofertas o condiciones ventajosas si se reserva al instante.


No tiene sentido que una empresa no pueda enviar de forma instantánea a su personal (instalador, comercial, fontanero, mensajero,…) más cercano al cliente que los solicita, cuando todos ellos tienen un móvil que se puede localizar simplemente conociendo su número de móvil y siempre que haya dado su autorización.


No tiene sentido que el presupuesto de publicidad siga comprometido con los medios tradicionales que no permiten interacción directa con los clientes y peor aún, que no permiten saber quien es mi cliente potencial y como comunicarme con él para darle información del producto que le interesa.


No tiene sentido que si ocurre algo extraño en una vivienda, tienda o ubicación no se envíe inmediatamente un aviso al móvil para en ese mismo momento se pueda ver por vídeo desde el móvil lo que está ocurriendo, o se pueda mediante una aplicación en el teléfono encender, apagar o configurar la máquina remotamente.


No tiene sentido que los consumidores no puedan acceder en tiempo real desde su móvil a información acerca de productos como comparativas de precios, o descripción del monumento que se tiene al lado.


No tiene sentido no poder medir, evaluar o ajustar una campaña publicitaria cuando el móvil permite medir y reajustar en tiempo real aquellas campañas que no están cumpliendo objetivos.


No tiene sentido comunicar un producto, evento o servicio a los consumidores que reciben el impacto publicitario sólo de forma directa cuando es de sobras conocido el tremendo efecto viral que el “pásalo” en el móvil puede proporcionar.


No tiene sentido que si un cliente tiene una queja, no pueda en ese mismo instante hacer llegar esa reclamación a la central mediante un mensaje o una llamada desde su móvil.


No tiene sentido que un empresario no comprenda a un cliente extranjero cuando puede acceder desde su propio móvil de forma inmediata a un servicio de traducción.


No tiene sentido que los ayuntamientos y los políticos no comuniquen inmediatamente a sus ciudadanos las incidencias o cambios que les pueden afectar, ni que no les pidan su opinión ni participación en decisiones que les incumben.


No tiene sentido que un cliente pase por delante de un escaparate y no pueda iniciar la compra de los productos que le interesen desde su móvil porque está cerrada la tienda en ese momento.


No tiene sentido que no se aproveche el ingente coste de la publicidad tradicional en TV o vallas para generar compra impulsiva mediante el móvil de los espectadores.

No hay comentarios: